martes, 1 de diciembre de 2009

Una sensación.

Tengo una sensación
de cosas perdidas mañana
y que he encontrado hoy

La sensación de siempre

Tengo la sensación de vivir.

2 comentarios:

Lilyán de la Vega dijo...

Una acertada premonición de la naturaleza de la vida: la impermanencia. Encontrar hoy lo que perderemos mañana... doloroso si no peleamos con la realidad, liberador si la aceptamos.

Me ha gustado mucho la reflexión en este pequeño poema. Gracias por la invitación al aquí y el ahora.

Un saludo, Andrés.

Abel German dijo...

Tu poesía tiene la virtud de inquietar. De reflexionar y hacernos reflexionar. De hacer que nos detengamos un instante, incapaces de hacer otra cosa que pensar en lo que tú has pensado. Todo con unas poquísimas palabras. A veces, como es el caso de esta "sensación", me recuerdan una de esas campanas altas que suenan en la noche, un pequeño golpe, y se quedan vibrando en al aire, como un temblor.