lunes, 4 de enero de 2010

Autocensura.

Arden mis libros mañana
una censura de ocasión
ha decretado su olvido
y las hogueras
matizan las plazas

Me da tanto dolor
que decido no escribirlos.

2 comentarios:

Abel German dijo...

Sorprendente enfoque del concepto de "autocensura". Soprendente e irónico. Expresado además con la exactitud de un reloj poético. Que para que dé bien la hora, debe ser aún más exacto que los otros.

Robert dijo...

Para enmarcar. Breve, directa, evocativa...esta la tenía que haber escrito yo..jeje.