domingo, 20 de julio de 2014

Cielo abierto.


Las alas duelen
tras
tantos vuelos frustrados
tras
tanto reptar
soñando con el cielo 
duelen
tiemblan
¡el vuelo está por despertar
y el cielo está abierto!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un hermoso poema, Andrés. Que tiene además la belleza de la perspectiva que deja. Al final (sugiera lo que sugiera) es como una sonrisa que se agradece.

Un abrazo.

Abel German

Gala dijo...

Pues si se presenta la oportunidad hay que agarrarse a ella.
Habrá que reparar las alas y prender el vuelo. Nunca desfallecer en el intento.
Si no lo pruebas, a pesar de los intentos fallidos, nunca se conseguirá alcanzar la meta.
Saludos , desde el mediterráneo.