lunes, 28 de diciembre de 2015

Persecución de la inocencia.

Hay muchos Herodes
empeñados
en matar la inocencia
pues saben
que en cada niño
duerme un dios
capaz
de recrear el mundo.
   

 

1 comentario:

Abel German dijo...

Sí, es cierto. Y son demasiados los que prefieren que el mundo siga como está. Demasiados. Excelente. Un abrazo.