lunes, 14 de febrero de 2011

Habrá miel.

                                                       Fotografía hecha por el autor.

Saboreo el sonido
de los pasos ausentes
pinto su olor afrutado
declino comentar las sinestesias
si aburrido del dolor
pronuncio tu nombre
y acuden enjambres de palabras

No importa si no escribo.

8 comentarios:

DDmx dijo...

Pues las palabras ahi están. Perfecto, un saludo.

El Gaucho Santillán dijo...

Me gusta.

Uno no escribe porque a alguien le importe.

Un abrazo.

Leonardo B. dijo...

[na voz, na palavra, na raiz da palavra reside toda a diferença do mundo]

um abraço,

Leonardo B.

Abel German dijo...

Sí, Andrés, a fin de cuentas lo importante (lo único verdaderamente importante) es vivir el "poema". Escribirlo es sólo un acto de generosidad del poeta. Muy acertado otra vez. Y muy hermoso.

Pluma Roja dijo...

Concluyo: un acto de generosidad y necesidad, el poeta escribe más que todo porque lo necesita. De repente enmudece, de repente. Muy bello.

Un fuerte abrazo.

Fran dijo...

Que grande es este breve poema. De la cadencia rompe en un final que llama al silencio. Muy bueno

Lilyán dijo...

Enjambres de palabras... así son a menudo tus letras, dulces, afrutadas, agolpadas de belleza.

Un abrazo, Andrés. Y felicidades! Tu blog crece a pasos alucinantes!!

neydenoronha-letrasartes dijo...

Lindo poema, me sensibilizou muitissimo, assim como tantos outros que lí. Voltarei sempre. Obrigado, Neyde Noronha