martes, 22 de febrero de 2011

Relámpago viejo.

                                                        Imagen tomada de: http://www.veoverde.com/


Respiro
el sonido de la Luna ahogándose
en un verso de miel suave
ave herida
luego de haber volado su tristeza
en la luz menguante de la tarde

Ella dice
luego abriré
mi fuego en tu franqueza
mi labio morderá
el aliento blanco
de la puerta abierta

Nacidos para herirnos
nos abrazaremos
y abrazados
nuestras cenizas
se harán caprichos del viento

El olvido
es un relámpago viejo
que hace confesiones al desierto.

6 comentarios:

Pluma Roja dijo...

¡Excelente!

"El olvido
es un relámpago viejo
que hace confesiones al desierto"

Y ese relámpago viejo no perdona.

Un fuerte abrazo.

Sonhadora dijo...

Muito belo e melancólico poema, adorei ler-te

Deixo um beijo
Sonhadora

40añera dijo...

Desde ya, los relámpagos han pasado a tener otro significado.
Un beso

María dijo...

"Nacidos para herirnos nos abrazaremos y abrazados
nuestras cenizas se harán caprichos del viento"
Qué hermosa y triste imagen.
Es un placer leerte Andrés

Julio Rodrigues Correia dijo...

Poema de la mejor qualidad.

Abel German dijo...

Evidentemente, Andrés, éste es un excelente poema. Y de los poemas excelentes no hay mucho que decir, sólo releerlos. Una y otra vez.