viernes, 27 de enero de 2012

Lo extraño de ser extraño.

                                                                    Foto realizada con teléfono.

Hay algo en estas calles
que no me pertenece
las transito
aferrado a un lastre
de otras calles
y otras angustias
en otra edad

Son calles de otros
por las que deslizo mi sombra
con un sesgo de culpa que me denuncia

Todos los mastines
olfatean mi extrañesa
y ladran
de eco a eco
como una jauría judicial

Solo me siento seguro
más acá de esa puerta
aunque ésta
tampoco es mi casa
la transito
como a las calles
con mi equipaje de escombros.

7 comentarios:

Marinel dijo...

En realidad, venimos al mundo a transitar por un espacio indefinido e ignorado de tiempo.
Lastre vamos haciendo de la experiencia que nos dan los años y sus vivencias en las que indefectiblemente,en muchas ocasiones,nos sentimos extraños o ajenos.
O tal vez lo deseamos tan solo sin llegar a conseguirlo.
Un beso.

Aniagua dijo...

Bello sentir en tu poema
Entiendo lo de cargar con el escombro.
Abrazos

Abel German dijo...

De nuevo abarcas en un poema una gran experiencia. Esa sensación de inadaptado se atribuye a la vida moderna, pero quizás esté presente en el ser humano desde sus orígenes. Una hermosa y desgarradora imagen esa del equipaje de escombros. Un hermoso y desgarrador poema.

Ricardo Miñana dijo...

Hola Andrés un poema bello y profundo.
estaré de viaje por cuestiones de trabajo,
que tenas un feliz fin de semana.
un abrazo.

Clara Schoenborn dijo...

Magnifico Andrés. En este poema te has desencriptado un poquito para transitar por un lado oscuro y misterioso y que ha dejado tu poesía densa-mágica. Me encantó.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Muy buen trabajo; haciendo de la flaqueza una virtud.
Me gustó mucho tu trabajo.
Gracias por compartir.
Jecego.

Mothman dijo...

El círculo se estrecha hasta implosionar en un cuerpo que también se antoja extraño.
Saludos