miércoles, 7 de marzo de 2012

Desnudo el ojo.

                                                                     Foto hecha con teléfono (Atardecer, aeropuerto de Fuerteventura)

Desnudo
el ojo brujo
la luz tiembla
sobre el lienzo
desolada

Nada que hacer

Muchas paletas enloquecen
y se derrumban
girasoladas
como el aroma de un camino
sin caminantes
las huellas diluidas
en la transparencia del aire
que negligente
desolla
las amapolas disecadas

Desnudo el ojo
el Poeta susurra
una conspiración contra el Otoño
y le denuncian
las lenguas de la borrasca
gélidas

Desnudo se lo llevan
al ojo
espinas de Luna
y látigos de sol
para los sacrificios
del atardecer rojo.



6 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Asì son algunos atardeceres.

Paletas de colores trastornadas.


Buen poema, y buena foto.

Un abrazo.

Aniagua dijo...

La imagen del atardecer en Fuerteventura, es preciosa, como preciosa es toda ella.
El pensamiento en forma de poema es una intensa reflexión , atractiva e interesente
un beso

Himalia dijo...

Bello..

lidia-la escriba-www.deloquenosehabla.blogspot.com dijo...

HOLA Y GRACIAS!!!! PRECIOSO!!!
UN ABRAZO
LIDIA-LA ESCRIBA



BLOG ACTUALIZADO

Anónimo dijo...

Un poema muy hermoso, Andrés. Tiene la mesura y, a la vez, la audacia de los buenos. Deja una inquietud enriquecedora que se agradece. Después de leerlo los atardeceres no pueden mirarse como antes.

Abel German

Ángela dijo...

hay poemas que se quedan incrustados entre las tripas, este es uno de ellos.

Hermoso, casi más que la foto. Me quedo por aquí, si me lo permites.