jueves, 16 de agosto de 2012

Lejanía.

                                                                   Foto realizada por el autor (Fuerteventura)





La lejanía

aureola los olvidos

con la dejadez del cansancio

una nueva disolución

que abraza los instantes

engavetados

amarillos



Solo un murmullo

de voces que se extrañan

nombres que se evaden

como si no hubiesen sido



La lejanía múltiple

total

la que precede.


3 comentarios:

Pluma Roja dijo...

La lejanía es un mar infinito dónde se pierde la esperanza de un encuentro. Las partidas sin retorno son irremedialbes realidades que dejan un amargo sabor en la boca. Habrá que saber digerirlas.

Bello poema y la fotografía increíble.

Saludos Andrés.

Anónimo dijo...

Sí, la lejanía tiene esas connotaciones. Lo expresas con mucha belleza y precisión. Toda esa evasión, esa intuición... Magnífico poema y muy buena fotografía.

Un abrazo.

Abel German

Clara Schoenborn dijo...

Al fin leí el poema. En estos días me ha llegado esa idea de las partidas definitivas; de que todo lo que se va, se va para siempre. El recuerdo parece detener las trayectorias un poco, pero no es cierto, casi siempre estamos muy solos, porque todo lo que encontramos en la vida está siempre de pasada, incluso aquello que se queda con nosotros. Bueno, está un poco enredado el argumento, pero estoy segura que me entenderás. Un saludo.