lunes, 11 de marzo de 2013

Salir de caza.

                                                                  Foto realizada por el autor.


Salir a cazar palabras
en la blanca pradera
domesticarles
y llevarlas en fila
hasta los establos
de los sueños
y cebarles
con el pienso
de las emociones
propias
y ajenas

Luego
descuartizarles
para adobarlas
con especias
éticas
y estéticas
y asarlas
al fuego lento
de espectativas
y añoranzas

Depués
devorarles.

4 comentarios:

MARÍA JOSÉ SÁNCHEZ VÁZQUEZ dijo...

Las palabras nos alimentan, pero también se nos pueden indigestar. Aun así ¡qué ricas las palabras!
Buen y original poema.
Un abrazo

Pluma Roja dijo...

Creo que ya no las devolverías, te quedarías con una copia.

Precioso poema éste.

Besos.

Ceciely dijo...

Te ha quedado precioso este poema, Andrés. Hay que cazar las emociones, domesticarlas, cebarlas…luego las descuartizas y a fuego lento las asas y luego las devoras… en un poema. Me ha encantado!!!
Abrazos y buen fin de semana.

Anónimo dijo...

Una descripción muy bella y potente de la actividad creadora. Te felicito.

Un abrazo.

Abel German