jueves, 7 de marzo de 2013

Nadie.




Ser
nadie
entre las espumas
de mares descarriados
ripio de velaje
astucia atada
a mástiles
para soportar los cantos

Ser  
nadie
antes
y después
de haber regresado.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un buen poema, Andrés, sobre la identidad. Un buen y doloroso poema, de cuya riqueza se pueden inferir multitud de lecturas. Uno de los valores esenciales, por cierto, de la poesía.

Un abrazo.

Abel German

Ateliê Tribo de Judá dijo...

Voltaram talvez de onde nunca estiveram....
e é assim um mistério.

beijos
Joelma