jueves, 21 de noviembre de 2013

Detrás de la niebla.

                                                                  Foto realizada por RBV (mi esposa)


 

Huelo la transparencia

detrás de la niebla

más que olerla

la presiento

y le doy residencia

en el asombro

para restablecer

la confianza en mis ojos

seducidos por la gasa

que hace presumir desnudez

en la diosa que se escurre

a través

de la grisácea monotonía

del entorno

 

La huelo

y empiezo a ver

algo se revela

y rebela

en el sendero húmedo

que lleva a la cumbre.

 


5 comentarios:

Ceciely dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ceciely dijo...

La diosa que se escurre en el entorno despierta todos tus sentidos y ruge en el húmedo paisaje rebelándose por llegar hasta la cumbre.
Magnífico poema!!!
Te deseo un feliz despertar Andrés.

Guillermo Iglesias dijo...

Releo, Andrés, con gran placer estético, esta pieza tan cercana a la plástica. Como si de una aguada se tratase, las sucesivas y sutiles “capas” definen una imagen etérea. A la transparencia de la sinestesia inicial, se suma la niebla, la gasa (y lo que presume). Y así se revela escurridiza –como debe ser- esa diosa desnuda, que es rebelión en la “grisácea monotonía del entorno”
Excelente, amigo. Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Pienso que es uno de tus poemas más logrados, Andrés. Forma y contenido se combinan con suavidad, y dan la imagen y producen las emociones que uno supone motivaron su creación. Ese "algo" que se "revela" y se "rebela/ en el sendero húmedo que lleva a la cumbre". Ese misterio por el que vale la pena vivir.

Un abrazo.

Abel German

Anónimo dijo...

Escribo este comentario desde Blogger para verificar si sale con mis datos. Pero insisto en lo que escribí en otro comentario que aparece como "anónimo": éste es un gran poema, Andrés.

Un abrazo.