viernes, 13 de diciembre de 2013

Recital.

                                                                           Imagen descargada de la Red.



 

Hoy

me invité a leer

unos poemas

No poemas de otros

sino mis poemas

Y al empezar

vi que el teatro estaba vacío

Todos los espectadores

se refugiaron en mi voz

Y asistí

solo y extrañado

al desfile de palabras

Y no estuve seguro de nada

ya no supe si leía a otros

o a mí.


4 comentarios:

Ceciely dijo...

Y no me viste Andrés? Te escuchaba atentamente sentada en una silla frente al escenario y tuve la certeza que no era un sueño…era un viento fresco que murmuraba tus versos. Puedo asegurar que eran los tuyos…clap clap clap.
Abrazos amigo y buenas Pascuas.

Guillermo Iglesias dijo...

En alguna de sus páginas, Borges recomienda “… no la sencillez, que no es nada, sino la secreta, la oculta complejidad”. “Recital” cumple acabadamente esa recomendación. Bajo su aparente sencillez, nos sume en la reflexión; nos dice que la literatura, la genuina, la única, se libera de su propio creador. “Y no estuve seguro de nada, ya no supe si leía a otros, o a mí”. Es la identidad del autor lo que el texto, sabiamente, pone en crisis.
Excelente página, amigo Andrés. Un abrazo.

mendiga dijo...

sera que habra pasado mucho tiempo ya,
pero bueno seguro habra otro que lea el tuyo, pensando que es de él.

saludos

Anónimo dijo...

Curioso juego de perspectivas, Andrés, que viene a decirnos -con ese modo tuyo a veces aparentemente tan sencillo y siempre tan hermoso-, mucho más de lo que parece decirnos. La magia de la poesía. De tu poesía.

Un abrazo.

Abel German