sábado, 22 de febrero de 2014

El fantasma de una sábana.


Hoy he estado leyendo las cartas que no he recibido

son muchas                                                demasiadas

pero me distraen         me dicen cuánta gente me ha olvidado

cuánta piel                                     cuánto desnudo

se ha disuelto en la noche            llevándose mis huellas

                                                         y  aquellos fuegos

 son cartas sin nombres                                                                                     

el olvido no los tiene

son papeles en blanco                  ni siquiera son papeles

solo láminas de aire                      muy finas

con un perfume lánguido            que no reconozco

seguramente me estoy muriendo

o ya me he muerto

por eso no contestaré

me quedaré quieto

esperando que el cartero vuelva

e iré al buzón

no hay buzón

ni el cartero ha venido

ni nadie

morirse debe ser esto

una gran ausencia que nos envuelve

como el fantasma de una sábana.

6 comentarios:

Gloria Díez Fernández dijo...

Muy bueno, Andrés. De lo mejor que te he leído.

Pluma Roja dijo...

Lo interesante es que son cartas que no has recibido y aún así las leyes. Lees en las mentes, lees en el airé y allí encuentras la nostalgia de lo que no existe.

¡¡Hermoso!!

Saludos cordiales, me disculpo por no haber llegado pero en algunas oportunidades no te veo en mi escritorio. También confieso que he dejado de entrar por mil trabajos.

Pluma Roja dijo...

quise decir las lees. un lapsus.

Marinel dijo...

Magnífico poema de desarraigo, de terrible muerte en vida,sí, porque vivir siendo ausencia para todo y todos, debe ser un morir deshabitado inimaginablemente cruel.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Poema desgarrador, Andrés. Inmejorable. Con la emoción y el ritmo adecuados. Difícil, si no imposible, de olvidar.

Un abrazo.

Abel German

Cristal_Azul dijo...

!!Hola,Andrés!!

Muy hermosas tus letras.Muchísimas gracias por tu visita en mi humilde espacio,gracias por seguirme.Besos.