domingo, 2 de febrero de 2014

En pos de un refugio.


¿Cuán tarde es?

Podría ser demasiado

el sol empieza a declinar

y en el horizonte llueve

una lluvia de desagravio

pero así ha sido siempre

 

¿Hasta cuándo?

Hasta más allá de lo eterno

la eternidad es un instante

para volar

junto con las bandadas  salvajes

que se sumergen

en pos de un refugio

que nunca podrán alcanzar.

2 comentarios:

Guillermo Iglesias dijo...

El poema parece interrogarse a sí mismo y avanzar en un discurrir dialéctico de hermosas imágenes profundamente expresivas; como si, mientras lo leo, se estuviera creando.
Excelente,Andrés. Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Buen poema, Andrés. Tiene un aura de misterio, dado quizá por ese deseo o propósito que se frustra, por ese destino: una eternidad fugaz como las bandadas salvajes que han sido condenadas.

Un abrazo,
Abel German