miércoles, 18 de junio de 2014

Los hijos de la lluvia.


…los hijos de la lluvia volvieron

secos

con un lenguaje de arena

que expresaban con los ojos

espantados de luz

volvieron llamando a las nubes

y el cielo era

de una largueza azul

sin pasiones

sin relámpagos

 

Los hijos de la lluvia se fueron

entre esqueletos de caballos

y pozos muertos

dejando una polvareda como adiós.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Esa contradicción entre el origen y la consecuencia nos remite a más de un referente de la frustración ideológica o simplemente política de nuestro tiempo. Pero no solo eso. Como todo buen poema se puede ampliar el horizonte de sus propuestas reflexivas y estéticas, en varias direcciones. Gran regalo.

Un abrazo.

Abel German

guillermo borrás dijo...

los hijos de la lluvia eternizados, les rendimos tributo.

épica conmovedora, como digo, poesia fílmica.

un abrazo company!

alexander lopez dijo...

Bello texto. La retorica es el arma más poderosa de un escritor. Sin su mística, las historias andarían por un camino más oscuro, más dificultoso.
Me gusta la forma en que cuentas tanto en tan poco. Es envidiable.
Saludos.