viernes, 29 de agosto de 2014

El alarido de los lindes.

Busca
el otro lado del gesto
del que anda
por el borde de los abismos
oteando el perfil
de otros mundos
allí donde termina este
donde se dan la mano
aniquilación
y ascenso
emergiendo un ave azul
del reptil agónico
remontando
el humoso Reino
donde la lluvia
se enloda
con la rebelión de las cenizas



Escucharás el alarido
aislado
puro
sin ecos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Andrés, lo que más me gusta de este poema es que se trata, sí, de un poema-límite. Su "sentido" se mantiene dentro de la poesía, pero en el borde de ese abismo que se abre de golpe, lleno de significados, atrayéndote de un modo fatal. Gran experiencia.

Un abrazo,
Abel German