sábado, 10 de enero de 2015

El grito del desierto.


Quisiera

descifrar el enigma

en su instante

de fugaz revelación

mientras escucho

el siseo

que producen los versos

en la Biblia hereje

de los profetas del silencio

 

Quisiera


descifrar

la ausencia de ecos

en el grito del desierto.

 


3 comentarios:

Marinel dijo...

Complicado anhelo el tuyo...sin embargo es tan fantástico, tan interesante y embriagador, que me sumo gustosa a ese descifrar utopías.
Tal como yo lo veo y siento, claro.
:)
Besos.

Abel German dijo...

Una admirable pretensión, Andrés. La de todos los buenos poetas, por demás. Y tú lo eres.

Un abrazo.

guillermo iglesias dijo...

Leo tu excelente poema y no puedo dejar de equiparar el desierto al cero psíquico, ese estado de silencio y de inminente revelación.
Un abrazo, amigo.