miércoles, 21 de enero de 2015

Fundación.


Si pudiera fundar una ciudad

con una primera piedra

única

tallada por el aire ancestral

 

Fundarla sin nombre

preñada de historia por acaecer

muda

 

Fundar las ruinas de una ciudad

desaparecida  no se sabe cuándo

destruida por no se sabe qué.

 



5 comentarios:

guillermo iglesias dijo...

Andrés, me resulta poderosa la idea central del poema. Pero siento que abre una expectativa, una condición. Una causa de la que no se consigna la consecuencia. Quizá es mi incapacidad de sortear una matriz lógica muy internalizada: "Si pudiera x, entonces n" Tal el esquema -seguramente erróneo- con el que lo abordo.
Lo releeré, amigo mío.
Un abrazo

Abel German dijo...

A mí me parece que el poema es muy bueno. El comentario de Guillermo es atinado, pero no me parece que el poema vaya por ahí. El esquema, en mi opinión, se queda solo en "Si pudiera x", lo otro (supongo que es la pretensión del poeta), el "entonces n", es cosa del lector. Eso si dicha consecuencia no está, en cualquier caso, implícita en la simple exposición del deseo. O, lo que es lo mismo, es ese deseo. Un abrazo.

guillermo iglesias dijo...

Gracias, Abel. A mi me parece que el poema "pinta" una imagen poderosamente evocadora; siento la abolición del tiempo, ese vértigo, en "Fundar las ruinas de una ciudad". Fundar el fin, inaugurar las ruinas, es una idea de tan rica complejidad que no se deja intuir de inmediato.
Mi comentario dice menos del poema que de mi incapacidad de abordarlo plenamente. Un abrazo

Andrés. dijo...

Yo tampoco lo sé cabalmente. El quid está en eso, la posibilidad la posibilidad del poema de fundar una ruina, saltar sobre los infinitos acontecimientos que van del principio al fin y si se puede, comenzar a recordar, ahorrándose los olvidos y maquillando los recuerdos según las necesidades del deseo. Todo, como dice Abel, a medida del lector, de sus expectativas. Será como fundar una de las ciudades invisibles de Italo Calvino, un lugar para soñar y luego contar lo que creemos haber visto. Gracias y abrazos para los dos.

Fran Robles dijo...

Buen poema, abierto, presto a la expectativa de una utopía