domingo, 21 de noviembre de 2010

El miserable.




















Olía a miseria
su miseria le calaba
y era miseria su rostro
y miseria su mirada

Con un poco de miseria se vestía
y con otro poco cenaba
con mucha miseria
demasiada
poco a poco moría.

7 comentarios:

Andrés Díaz Castro(Andestdi) dijo...

Imagen de la Red ¡Gracias!

Gisa dijo...

Texto forte e com muitas ideias compactadas no seu interior.
Gosto do teu estilo.
Um bj e bom domingo.

Humberto Dib dijo...

Muy bueno y muy real, Andrés. La palabra "miserable" siempre me llamó la atención, pues es usada, generalmente, con otra connotación. En tu caso los abarca todos.
Un abrazo desde Argentina.
Humberto.

Pluma Roja dijo...

Sí, comparto opiniones, muy fuerte y muy triste tener esa calidad de miseria. Pero existe.

Bien escrito.

P.D.
Estaré ausente por el mes de diciembre, siempre estaré pendiente de las publicaciones, cuando pueda comentar, lo haré. Hasta pronto.

Sentimientos! dijo...

Hola Andres

La palabra Miseria es muy fuerte,pero no debemos evitarla,esta presente a diario en nuestra sociedad.
Te sigo.
Cuando gustes,sabes que eres bienvenido en mi blog.
Saludos

Abel German dijo...

Admiro tu capacidad de hacer poesía social de calidad, porque precisamente ése es el material menos "poético" que existe y, por lo mismo, siempre se corre el riesgo de degenerar en panfleto. La dureza del tema está muy bien tratada al escoger un ritmo ligero, musical casi, que la compensa. Es un gran acierto.

Andrea dijo...

Con un poco de miseria se vestía...
Me gusta.