miércoles, 16 de marzo de 2011

Historia de horror.

                                                                                   Foto de Internet.
Escucho voces
percibo olores insospechados en las paredes
me sorprende una disuelta luz como de tenebrario
justo cuando ha descrito su curva la medianoche

Oigo tacones opacos trasponer puertas clausuradas
remotos pasos empolvados
juegos de temor en alguna oportunidad de la muerte

No tengo miedo, eso se sabe, acuden los que fueron
mi vida se confirma en los fantasmas
yo soy la voz y ellos los ecos

Lo grave está en otra parte
después de no sé cuantas rotaciones zodiacales
con esta hora perdida en el pasado
espectro yo mismo
viendo vivos y oyendo ruidos reales
apenas una sombra esquivando
el halo luminoso de las lámparas.

7 comentarios:

Abel German dijo...

Un hermoso e interesante poema. El horror sin miedo. Esa paradoja que, a fin de cuentas, es la conciencia que sabe dónde está lo grave.

El Gaucho Santillán dijo...

Buen poema.

Uno se acostumbra a todo, incluso al horror.

Un abrazo.

OceanoAzul.Sonhos dijo...

Poema forte, gostei.

Abraço
OA.S

Ico dijo...

Lo grave está en otra parte, aquí entre los vivos..
me gusta la sinestesia, la intensidad, la insinuación de las sombras y el hombre sólo pensante,
espectro de sí mismo,..
tienen fuerza tus palabras

Muñekita Cate dijo...

Hola Andres, tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat@gmail.com

besos

Catherine

Clara Schoenborn dijo...

Pasé a leerte amigo. Interesante reto el de tu personaje. Saludos.

DDmx dijo...

Escalofríos directos a la espalda.