martes, 5 de abril de 2011

Un rayo de luz en la tenebruma.

                                                        Foto del autor (Webcam).


Tengo en mi mano el asa de una lámpara
y la luz se herrumbra a mi costado

Me advierten que descuido los principios del caminante
que la oscuridad es amplia y brusca, tiene sus ardides

Nada arriesgo en esos debates, por las dudas

Mientras
                alumbro
repitiendo
                  y repitiendo
¡Sea la luz!
                   ¡Sea la luz!
                                       No importa si mi lámpara
apenas ahuyenta las sombras a mi paso

Un rayo de luz en la tenebruma
es un faro para los descarriados.

7 comentarios:

OceanoAzul.Sonhos dijo...

Por vezes a luz só existe numa lâmpada, a vida nem sempre é iluminada...
Abraço
OA.S

DDmx dijo...

Si no nos ilumina el terreno, que para otros sea un sendero hacia nosotros.

Humberto Dib dijo...

Excelente texto, Andrés, no puedo pasar mucho por tu espacio, pero cuando lo hago, me admiro.
Un gran abrazo.
Humberto.

Abel German dijo...

De nuevo un excelente poema. Sus imágenes, su ritmo y su mensaje, todo tiene el vuelo que, como esa lámpara-imagen del texto, sirve de "faro para los descarriados". Gracias una vez más.

Sonhadora dijo...

Poeta

Por vezes a vida apenas nos mostra uma luz débil...adorei o poema e deixo um beijinho.

Sonhadora

María dijo...

Es toda una declaración de intenciones, si nada se arriesga en los debates por las dudas, aunque en la contradicción se porta una luz para alumbrar a los descarriados.
Es un placer leerte, Andrés.

Kamra dijo...

Me gusta

La vida a veces nos ofrece luz con una persona, una persona que nos ilumina, cuando encontramos personas así es importane que no las dejemos volar y que se queden a nuestro lado

Bello poema.