jueves, 28 de abril de 2011

Yo también me indigno.

                                                        Imagen en: http://nosotrosoells.org/


La íntima torcedura
como explicitud del mal paso
renquear azul por coraje
y ascender al firme que ilumina
una utopía parpadeante

Yo también me indigno.

8 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Ni aceptar, ni resignarse.

Buen texto.

Un abrazo.

DDmx dijo...

"La indignación no es suficiente
pero es menos aceptar."
Pues si, pero ese placebo no está tan mal.

RELTIH dijo...

EXCELENTE PROTESTA.
UN ABRAZO

Abel German dijo...

La indignación frente a la injusticia es un tema poético que, como ocurre con todos los temas sociales y/o políticos, ha generado muy malos poemas. Pero éste está muy bien.

María dijo...

Cuando el daño es interno por un mal paso de "adentro" la indignación puede ser has "santa" en justa correspondencia.
Un beso Andrés y que conste que se te echa de menos, como en tiempos pasados.

Jimena dijo...

Me encantó, es bellísimo!

Tuca Zamagna dijo...

Forte e conciso poema, magnificamente ilustrado por estas duas imagens contrastantes.

A primeira parece ser de uma das favelas do Rio (Rocinha ou Dona Marta, provavelmente).

Um abraço

Sandra dijo...

Poema contundente que trasmite y encuentra resonancia en su justificada indignación.
Saludos
Sandra
La Canelo