jueves, 18 de agosto de 2011

Palabras dormidas.




Las palabras dormidas tienen
un tenue barniz de castidad
una perversión en potencia que seduce
y uno se acerca
las contempla
y con pretexto
o sin ellos
¡las despierta!

4 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Fabuloso despertar palabras o fantasmas o sueños, precioso poema me encantó.

Saludos cordiales.

El Gaucho Santillán dijo...

Que buena metàfora.

Bien escrito.

Un abrazo.

RELTIH dijo...

EXCELENTE!!!!
UN ABRAZO

Aniagua dijo...

Un poema tan hermoso.
Saludos