lunes, 3 de octubre de 2011

¿A quién perdonas cuando olvidas?

                                                                   Foto hecha por el autor con cámara digital (Fuerteventura).

Un arco iris trunco
invierte
todo ese pasado
sólido
como el silencio
que precede al relámpago
y el orgasmo del trueno
en un recuerdo sin lluvias

La voy perdiendo
en sugerentes pareidolias
y cuervos ciegos sobrevolando
la carroña de la infancia

El mar susurra
con cantos rodados
la historia
con borrones que solapan
las causas del dolor
que obsesivo
busca culpables

Existe el riesgo
de perder
la segunda infancia.

5 comentarios:

Abel German dijo...

La poesía es (también) misterio. Oscuridad, que diría Lezama. Y este poema es misterioso. Ese arco iris trunco; esos cuervos ciegos y esas pareidolias; esa segunda infancia... son hermosos y tristes enigmas. Como el olvido.

Giuliana dijo...

tan solo el titulo me hace pensar en muchas cosas , no que q habrá detrás de eso , pero creo q tu escrito hace recordar con nostalgia a a muchos sobre si mismos , alguna pena por ahí escondida
... hay cosas que suceden en la vida que hacen q algo cambie dentro de nosotros de forma definitiva.
Saludos

Pluma Roja dijo...

El primer comentario me parece justo, pe adhiero a él totalmente.

Ciertamente es un poema enigmático y bello.

Saludos cordiales.

Hasta pronto.

El Gaucho Santillán dijo...

La poesìa es màgica.

Y todo lo màgico, tiene su lado misteriosos y oculto.

Bien escrito.

Un abrazo.

brujita dijo...

Son los recodos del camino... mientras se camina se contemplan y se van dejando atrás.

Besitos volados.