lunes, 18 de junio de 2012

Mensajeros.

                                                                  Imagen de Wikipedia.

Del pasado
llegan mensajeros
a un presente
que se busca lejos
en hechos
que fueron
coágulos del instante
pero el instante
como tiempo
todo lo deshace
dejando
en lugar del mar
el esplendor del desierto.

4 comentarios:

Alicia María Abatilli dijo...

Tendríamos que buscar debajo de ese desierto, Andrés.
Siempre es posible encontrar algo más.
Me gustó leerte.

Gracias
Perdón... no puedo dejarte comentarios, no veo las palabras de verificación, que Blogger intenta que leamos los humanos, para comprobar que no somos robots... ¿Podrías quitarlas, por favor?

Marinel dijo...

En el más árido de los desiertos,podemos encontrar oasis.
O eso espero y deseo.
Besos.

Anónimo dijo...

El presente tiene la mirada siempre en otros sitios (o hechos) del pasado. También del futuro. El presente (el tiempo) es destructivo. Una terrible verdad que dices de un modo asombrosamente bello. Así, gracias a ti, ese "esplendor del desierto" que queda es menos terrible.
Un abrazo.
Abel German

Giancarlo dijo...

Un caloroso...ciao