jueves, 27 de septiembre de 2012

Mi entrañable fantasma.

                                                                  Foto de mi padre, días antes de morir (1998)

Mi padre
deambula
abrumado
en mi memoria
se disuelve en sus propios sueños
que han sido los míos
y apenas es
un aire amarillo
entre las hojas
de un otoño falso

Es mi entrañable fantasma
mi padre
anclado para siempre
en la agonía de otro siglo.

3 comentarios:

Marinel dijo...

Son fantasmas que perduran gracias al cúmulo de recuerdos que con ellos compartimos.
Yo tengo varios a los que quiero tener siempre deambulando en mi mente y en mi corazón.
No podría desprenderme de ellos!
Besos.

Pluma Roja dijo...

Íntimo y entrañable. Muy sentido.

Buenas noches Andrés.

Bello poema.

Clara Schoenborn dijo...

Captura muy bien ese halo de energía que nos envuelve en el recuerdo. El primer párrafo es mágico.