martes, 19 de febrero de 2013

De repente el poema.

Lanzar un grito
entre las palabras
verlas remontar el vuelo
y hacer figuras
en el cielo interior

Ver luego
como descienden
y picotean
grumos de sueños
virutas de luz
reflejos...

Y oírlas cantar
y que su canto
nos recuerde
un reclamo
de nuestra voz.

3 comentarios:

Pluma Roja dijo...

De repente el poema surge con esa fuerza que traen tus versos.

¡Hermoso!

Saludos Andrés.

Abel German dijo...

Son versos muy precisos y con un ritmo perfecto. Una hermosa meditación sobre el arte de la Poesía.

Un abrazo.

Alba dijo...

Hermosa y certera imagen. Me gustó muchísimo.