domingo, 24 de febrero de 2013

El zumbido.

                                                                  Foto realizada por el autor (Fuerteventura)


El zumbido del azúcar

vagabundea

por el sendero de los perfumes

 

Está hecho de retazos

palpitaciones

aleteo que revela el enigma

de la ausencia de pájaros

 

Tu mirada

posada en el hilo del verano

alardea agudeza

e intuición

también ternura

al rozar el ocaso

 

La quietud se alarma con grillos

por la tibia provocación

del terral en las hojas

 

Se amansa el olvido

y lloras.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Logras muy bien ese tempo que hace pensar en la lentitud(en la quietud) del verano, cuando se amansa el olvido. Por cierto, una imagen ésta que queda flotando, como un eco lleno de sugerencias. Gran poema.

Un abrazo.

Abel German

Ceciely dijo...

El olvido puede causar mucha tristeza y congoja pero si le extraes las creaciones bellas como este poema, endulzarás un poco ese sendero de perfumes.
Bello poema, me encantó ..."Se amansa el olvido
y lloras." La música ni se diga, mi preferida.

Un cordial abrazo