martes, 11 de marzo de 2014

A mi padre a 16 años de su muerte.


Hace un rato te vi

padre

me mirabas

 y  el largo camino de tu savia

ascendió desde mis raíces

y sentí temblar mis ramas

con la vital energía de lo que existe

 

Me dije

No es posible


dijiste

Es solo el espejo

el resto eres tú

que soy yo

en el tiempo que te acompaña.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un poema muy emotivo, en el que sin embargo la emoción no desborda el texto y lo estropea. Al contrario. En este caso es un valor añadido. Algo que lo hace más auténtico.
¡Enhorabuena!

Un abrazo.

Abel German

Garriga dijo...

triste y bello