martes, 4 de marzo de 2014

En el extremo.





En el extremo


un piano se desvive


por colorear


el vacío que precede


al raro estado del mundo


en el que tu sonrisa


le dice a otro


que me has olvidado.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta. Es un poema muy sólido y transparente. Un modelo de precisión.

Abrazos.

Abel German

Pluma Roja dijo...

Precioso poema no se presta para mucho decir simplemente entras y lees y hacerlo entiendes como el poema proyecta vida.

Saludos cariñosos.

Pluma Roja dijo...

Precioso poema no se presta para mucho decir simplemente entras y lees y hacerlo entiendes como el poema proyecta vida.

Saludos cariñosos.