martes, 25 de noviembre de 2014

Noche de Luna Negra.

La luna negra se derrama
en el lago negro de las sombras
 
y cada sombra se disuelve
 
en un caldo córvido
 
que me recuerda
 
que nada vuelve
 
y que la luz no es más
 
que una fantasía
 
más allá de los ojos


La esencia me asfixia
enciendo la luz
y la ilusión me salva.





 

3 comentarios:

Pluma Roja dijo...

¡¡Precioso!!

" que nada vuelve
y que la luz no es más
que una fantasía"

Un gran abrazo.

Anónimo dijo...

Un poema sólido y con imágenes muy eficaces. Inolvidable.

Un abrazo.

Abel German

guillermo iglesias dijo...

Excelente poema, Andrés.
Los dos primeros versos son estremecedores
Un abrazo