martes, 2 de diciembre de 2014

Los buitres de la duda.


Los buitres de la duda vuelan bajo

buscan certezas

un hedor de consigna

o el escarceo de una masa famélica

sobre la carroña de las preguntas

 

Vuelan bajo

y a lo lejos

una nube de polvo

sigue el juego

a un viento que se desnorta

entre cactus y dunas.

 

   

 

4 comentarios:

Sakkarah Carmen Magia dijo...

Y a veces... terminan encontrando lo que buscan...

Muy buena tu poesía.

Un beso

Nicky Sciavo dijo...

El problema no es lo que buscan, si no lo que encuentran... o dejamos que encuentren y devoren...
Habría que tener con qué cubrirnos las convicciones y sostenerlo fuerte ante el menor viento...

Encantada de leerte una vez más, Andrés.

Anónimo dijo...


Esos buitres son necesarios. La duda es necesaria. Pero conviene que queden solo las preguntas importantes, ese polvo a lo lejos, entre dunas y cactus.

Gracias, Andrés, por estos bichos tan especiales: tu gran poesía.

Un abrazo.

Abel German

Marinel dijo...

No es tarea fácil despejar el desierto de las dudas, hacerlas salir de esa masa homogénea, invariable y sedienta hasta encontrar el oasis de la certidumbre.
Un beso.