viernes, 25 de septiembre de 2015

Acoso de niebla.

Hoy
las palabras
         labran mi sombra
que se expande
con sus demonios


Hoy
no ha sido
un día de soles
acaso
un acoso de niebla
descolgándose por las hojas.
        


1 comentario:

Abel German dijo...

Bello poema, hermano. Y tremendo. Esa niebla descolgándose por las hojas cala en los huesos y en la memoria.