miércoles, 6 de enero de 2016

ABRAPALABRA.

En el mundo que suelo habitar

los reyes no son los magos

sino unos destellos de luz

aleatorios

que pronuncian
 

ABRAPALABRA
 

y me regalan
 

la infinita posibilidad
 

de un verso
 

para que mi niño interior
 

pueda jugar con los sueños.
      
 

3 comentarios:

40añera dijo...

Sigue usted manejando las letras con maestría para crear magnifica poesía

Besos

Abel German dijo...

Sí, hermanito, se trata de un hermoso poema. Un abrazo.

Giancarlo dijo...

Auguri per ogni sorriso che ti farà star bene, per ogni sogno che vorrai realizzare, per ogni bacio che ti scalderà il cuore. Buon anno!