domingo, 24 de enero de 2016

Años de inmortalidad.

Venidos de la muerte
habitamos
años
de deliciosa inmortalidad
y un día
descubrimos
un cuerpo pequeñito
con párpados sellados
por pétalos de tiempo
y relojes
en los rincones
contando.

      

1 comentario:

Abel German dijo...

Reconozco lo que dices. Es bello y triste y real. Un abrazo.