domingo, 12 de junio de 2016

Regreso del viaje a los orígenes.

Bueno es
sumergirse
en el amor
más allá
de los discursos

Recoger pepitas
en el río de los hechos

Volver renacido
por la magia
de los afectos.
   

1 comentario:

Abel German dijo...

Sí que es bueno poder sumergirse en ese amor y volver renacido por esa "magia de los afectos". Más que eso, es un maravilloso privilegio. Te agradezco que lo compartas, en la medida que eso es posible: la medida del poema. Y un fuerte abrazo, hermano.