lunes, 24 de mayo de 2010

Tócame.

Un tranvía en los sueños compartidos con inexplicables esperas. Metamorfosis con tonos disipables. Un estío sin nada y con todo. La verdad con su ropaje de vacío, las cigarras agonizando con el pasado en la rotura del polvo. Mis ojos aburriéndose de mí. La noche después o siempre la noche. La luz es un maquillaje de ausencias cuando el tacto se ha apagado. Y tú tan cerca que resultas inalcanzable.

5 comentarios:

César Sempere dijo...

Andrés, me resulta estremecedor leer tu poema. Versos cargados de fuerza que trazan un demoledor y desgarrador sentimiento de vacío, oscuridad y desasosiego.

Un abrazo,

Duna dijo...

Cuando la ausencia se maquilla, y el aire se despoja de sus ropajes , es cuando el alma se desnuda y ve su soledad. Intangible amada que de aire se compone. Madrugada de vacío preñada, labios ausetes, y calma que clama a gritos mudos.

Se sienten tus palabras y mas aun sintiéndote decirlas.
Te dejo algo para que lo veas, y veas que dunas tan preciosas....
Besosesto"

Estrella Altair dijo...

Hola he venido a conocerte, en cuanto vi tu avatar en mi blog, gracias, esto permite que nos conozcamos..

Tienes un blog... interesante... pero con un cierto aire... de tristeza y soledad...

.. o será tal vez mi primera impresión...

De todas formas la poesía la noto con fuerza, me llega... pero es triste...

habla de algo que no puede ser..

..y a veces...en ese desear lo que no puede ser, olvidamos disfrutar de lo que si puede ser.... y está...

Perdona mi atrevimiento en primer escrito, pero ya iras viendo que no valgo para callarme.

Un saludo

Clara Schoenborn dijo...

Qué bello escrito Andrés. No sé por qué es tan fácil detectar cuando quien escribe le ha puesto el corazón a las letras. Hay algo infinitamente atractivo en lo que, estando cercano, resulta inalcanzable, quien sabe en qué hondura inconsciente se gestan tamañas paradojas. Por ahora, me voy a robar este verso: "las cigarras agonizando con el pasado en la rotura del polvo". Un abrazo.

Abel German dijo...

Como poema de amor (si es que puede considerarse como tal) es un texto hermosísimo e inquietante. Su verso final ("Y tú tan cerca que resultas inalcanzable") encierra, además, una gran sabiduría.