viernes, 17 de mayo de 2013

La habitación sin paredes.

                                                                                               Imagen descargada de la Red.




 
    Habito una habitación pequeña   y me desplazo por ella levitando a través de neuronas vociferantes que se las arreglan en su barullo  para darme la sensación de infinito y ni que decir de eternidad  todo es posible para este ser incorpóreo que soy habitando este cuerpo animal y es divertido el juego  pleno de hallazgos aleatorios  mágicos para construirme y construir lo que se supone está afuera y solo se manifiesta en caprichosas ondas que manipulo a mi antojo o no tanto  pero si no me quejo  he hecho un mundo que me place y transcurre porque no tiene otro modo y me sorprende me gusta que me sorprenda y hablamos  hablo y una que otra vez escribo  a través del cuerpo y en realidad   habito una habitación muy grande  que he construido para no chocar con las paredes.

 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un hermoso canto a la imaginación, Andrés. En realidad no hay otro modo de ensanchar esa habitación y no chocar con las paredes. Te agradezco que nos lo recuerdes.

Un abrazo.

Abel German

lidialaescriba dijo...

genialidades que suelen hacer los genios!! la exquisita...locura de las letras!!!
un abrazo fraterno
lidia-la escriba



www.nuncajamashablamos.blogspot.com te invito

Ceciely dijo...

Todo es posible…levitar…verse y hablarse y flotar como libélula en en esta tierra o en el cuarto grande…lo principal es no chocar para no caer de bruces a la Tierra…
Suelo hacer lo mismo pero termino asustada y me uno a la gravedad que me desciende.
Fantásticas tus experiencias.
Abrazos efusivos.