lunes, 20 de mayo de 2013

La vela.

                                                                      Imagen descargada de la Red.


 

    Hoy  he visto la vela. No me sorprendió, lo sospechaba desde siempre, pero nunca la había visto ahí, detrás de mi frente,  chisporroteante, con una llamita pálida en mengua. La cera formando  vistosas figuras, como de ángeles derribados en una batalla celeste que me incumbe, figuras que algunos presumen interpretar y así evitar sorpresas, pero eso no me importa, he visto lo que tenía que ver, la llama está a punto de extinguirse entre los ángeles. Ahora no sé qué hacer, pues debería, supongo, hacer algo que nunca he hecho. Pero no, sigo mi rutina, con solo un ligero sesgo de perplejidad.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Una sensación ésa muy propia de los que ya tenemos la edad que tenemos.La describes muy bien, de un modo muy hermoso, muy "plástico" y muy sugerente.

Un abrazo.

Abel German

Ceciely dijo...

No le hagas caso…mírala de lejos e ignórala. Ella llegará sin avisar…es traicionera. Sigue tu camino hasta que ella se canse de asediarte…quien quita que tu ganes la batalla.
Una bella alegoría…tienes una imaginación sorprendente.
Abrazos Andrés.