sábado, 30 de octubre de 2010

Diálogo excitante.


Hablábamos
la Muerte y Yo
ella muy parca
Yo muy locuaz
sabía mucho de mí
de antes
y después...

Hablemos de la vida
le dije

¡No me gusta hablar
de cosas trascendentes!
fue su respuesta
y punto final

Con una convulsión
nació.

14 comentarios:

Andrés Díaz Castro(Andestdi) dijo...

Imagen subida de la Red ¡Gracias!

Fran dijo...

Interesante texto. Genial el último verso

mateosantamarta dijo...

Este diálogo con la última amada parece muy real. Hay humor.
Un saludo.

Estrella Altair dijo...

Es bueno....

y real...

y se acabo.. sin mas....

eso es lo mejor.. una horita corta

Beos

Pluma Roja dijo...

Muy, muy bueno. Felicitaciones.

besos.

Claudio Ariño dijo...

Extraordinario, sencillamente extraordinario, enfrentar a la muerte con la vida, la mejor forma de derrotarla.
Un abrazo.

Abel German dijo...

Sí, Andrés, un excelente poema. Su solución es francamente perfecta. Todo el texto lo es.

Susan Urich Manrique dijo...

Estuve mirando, revisando tu blog. Hay algo, no sé qué, en lo que escribes, que parece un silencio de agua, me gusta. Te sigo, te leo. Saludos.

Mariola López dijo...

REflexivo poema, cuando hablamos con la parca de "tú a tú".
Pero siempre nos gana la partida, cuando está decidida a interlocutar con nosotros.
Muy reflexivo y muy de ésta época otoñal.
Un abrazo y felicidades.

http://seduccion-poetica.blogspot.com/
Mariola

Torcuato dijo...

La parca muerte.
Saludos

reltih dijo...

tremendo texto. tremendo cierre, fullll!!! me tramo.
un abrazo

La abuela frescotona dijo...

FASCINANTE, PROFUNDAMENTE REAL, LA MUERTE NO SE DEJA ENGAÑAR POR LA VIDA.
TE ABRAZO ESTIMADO ANDRES

María dijo...

Genial el texto.
Original y defintivo.
Enhorabuena, todo un acierto.
Un abrazo Andrés.

Lilyán de la Vega dijo...

Ya extrañaba pasear por tu Impronta en las Dunas, Andrés. He andado lejos de la blogósfera, me tienen atrapada las hojas de papel bond. Ya pronto termino mi libro. Muy contenta! En el verano debe estar en librerías. Ya te lo compartiré. Entonces, volveré...

Mientras tanto, agradezco infinito tus visitas incondicionales a mis blogs medio muertos. Y mira, el poema que me lanzó Imrponta al azar me lo dijo: lo trascendente es la vida. Y a mis blogs muertos le dan vida tus ojos vivos. ¡Gracias por tu poema, por tu charla involuntariamente trascendente con la muerte, por la vida que le imprimes a las letras...

Un abrazo desde este lado del mar y para ti también, feliz primavera!!