domingo, 17 de octubre de 2010

Egozoo.


7 comentarios:

40añera dijo...

¿Habrá que temblar cuando despierten?
Un saludo

isla dijo...

¿No podría ser también, que seamos nosotros (nuestra alma, energía, espíritu...) la que habita en el animal?.-

PROFUNDO, VÍVIDO...¿NATURAL?

Me da mucho que pensar.
un saludo

Abel German dijo...

Tenemos ese lado animal, el de los instintos, que en efecto a veces despierta. Tal como lo cuentas, sin embargo, cuando dormitan y sueñan es que ocurren (o pueden ocurrir) cosas. Cuando despiertan... ¿Qué ocurre cuando despiertan? Ahí está el agarre del poema. En ese misterio. En esa suspensión del dato. -Un gran acierto.

El Gaucho Santillán dijo...

El instinto primigenio. Siempre està ahì.

Cubierto con una pàtina de civilidad.

Me recuerda a Hesse, y su lobo estepario.

buen blog.

Un abrazo.

Silvia Meishi dijo...

Muy profundo. Una buena reflexión.

Un abrazo

Andres Rueda dijo...

Estoy seguro, que despiertan en mi...
magnifica reflecsion.

Salud

Andres

Antoniatenea dijo...

El animal que vive en ti te ayuda a crear todo esto. Cuídalo porque tiene algo especial, ese instinto le da sangre a tus bellísimos poemas.
Besos!