viernes, 9 de septiembre de 2011

Aquí ya no es Lunes.

                                                                      Imagen descargada de: http://www.google.es

    Aquí ya no es Lunes. Me atragantan los calendarios, no hay mayor artefacto disociador, compartimenta lo que existe y lo que no. Establece pautas entre lo recordable y lo por recordar, en detrimento del instante para engendrar recuerdos. Existir está más allá de todo calendario, hace abstracción de las veleidades temporales y se sumerge en una inmovilidad de mutación ilusoria que se auto aniquila sin alardes. Es un fotograma invisible sin el que es imposible visionar la película. De repente "The End" y una sala que se ilumina y nos expulsa.

5 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Los calendarios y la hora. Total, los dos marcan el tiempo, tiempo que no existe sino en el mismo momento en que abres los ojos.

Precioso y profundo texto.

Siempre es un gusto pasar por tu espacio.

Hasta pronto.

brujita dijo...

¡Y sobre todo que resultan tan, enormemente , perecederos!... A mi el tiempo se me escapa a tal velocidad, que resulta imposible ordenarlo en los departamentos estancos, que significan los calendario.El tiempo está hecho para vivirlo sin métrica...¡Cuando es posible!

Besito volado.

RELTIH dijo...

A VECES SE SIENTE MUCHO TEDIO. FULLL TEXTO.
UN ABRAZO

Marina-Emer dijo...

Gracias por seguir mi blog y yo con mucho gusto te sigo ya el tuyo ...un placer poder visitarte .
feliz fin de semana.
un saludo.
Marina.
***ESPIGAS DEL ALMA III *** ***

Abel German dijo...

Como siempre, Andrés, nos sorprendes con un texto de una gran profundidad. El tema del tiempo que desde la antigüedad inquieta al hombre, tú vas y lo traes al presente, ¡y parece nuevo! Y de cierta manera lo es.