jueves, 1 de septiembre de 2011

Una de estas noches.

                                                                     Imagen buscada en: http://www.google.es

Una de estas noches
perderé el rumbo entre lagartos
tonos azules
y graznidos de pájaros
en árboles milenarios
heridos por el rayo
que susurra
un trueno manso
en mis oídos

Una de estas noches
buscaré nombres
y rostros
en el gran bosque de los olvidos
sin otra luz
que la de los cocuyos moribundos

Una de estas noches
estaré muy lejos
mucho más allá del sueño
más allá
lejos
y no podré despertar.


6 comentarios:

Abel German dijo...

Este poema tiene algo turbador, un misterio que es, a la vez, parte y, en cierta medida, esencia de la vida. Esa incertidumbre de la certidumbre. Por eso, y por cómo lo expresas, es un gran poema.

yoli dijo...

estoy de acuerdo con Abel...

Clara Schoenborn dijo...

Es esa noche a la que todos llegaremos y gracias a la vida que llegaremos. Me encanta ese paisaje "macondiano" con elementos que se retuercen y expelen aromas ácidos. Gracias por visitar mis letras Andrés. Te había echado de menos. Un abrazo.

Merlys Corpas dijo...

Bello poema,y esta parte me parece espectacular,"sin otra luz que la de los cocuyos moribundos"preciosa!!!!!!.Salud!!!

María dijo...

Inquietante tu palabra y subyugadora la imagen que inevitable aparece entre los alientos de la vida.
Un placer inmenso, Andrés.
Mi beso.

Elia dijo...

Qué hermoso!!!
me ha encantado pasar de visita, sin hacer ruido, porque la palabra ya lo llena todo!

eljardindemiduende