miércoles, 14 de septiembre de 2011

La complicidad de los parques.





Un hombre busca
la larva huidiza del progreso

Saluda las estatuas
y el silencio amarillo
de documentos ilustres
y los nombres anónimos
de calles
y plazas

Ve pasar su sombra
por las aceras de una extraña ciudad
que ni siquiera le acoge
pero le brinda un banco para derrumbarse

El progreso es esto
se dice
y mira
ese otro lugar de si mismo
que le va devorando
con la complicidad de los parques.

10 comentarios:

Mati® dijo...

Que triste la soledad cuando no queda más que el cobijo de un banco del parque.

Hermosa entrada.

Un abrazo

Pluma Roja dijo...

Los parques...me encantan. Pero te diré que los parques de las grandes ciudades: Madrid, París, México inclusive, tienen algo especial. Los parques de Guatemala, no tienen el mismo encanto. Pasear por esos parques madrileños, por cierto, estuve en uno en dónde había varias estatuas de hombres ilustres ese parque era inspirador. En México igual. Son parques interesantes en los que no existe la soledad, ni siquiera la soledad interna porque te inspira.

Precioso poema como siempre Andrés.

Hasta pronto.

El Gaucho Santillán dijo...

Me gustan los parques en silencio.

Y los poemas nostàlgicos, como èste.

Un abrazo.

pedrojescritor dijo...

Triste pero en ocasiones necesaria soledad, que nos lleva a la perdición o al camino correcto.
Muy bueno.
Un abrazo

Gladys dijo...

Un hermoso poema aunque sea nostálgico es muy profundo hermoso sentir Andrés, disculpa mi tardanza en venir pero no ando bien este último tiempo, y estado un poco alejada del mundo virtual pero estoy regresando de apoco, me alegra mucho tenerte en mis páginas muchas gracias, por estar ahí.
Un gran abrazo espero que vuelvas siempre seras bienvenido.

Camino del sur dijo...

Hermoso poema.
"Un hombre busca
la larva huidiza del progreso"
... y cuantos no andamos en eso.

Abrazos
María Pilar

¡¡ Doris Dolly !! dijo...

Andrès....en mis vacaciones en una ciudad cerca del mar " Miramar "....visite una plaza donde hay hermosas estatuas talladas en grandes àrboles secos ( centenarios) y barnizadas....una belleza verlas. Es un lugar màs para visitar los turistas.
En mi ciudad se estàn remodelando las plazas ubicando muchos juegos para niños.
Hemoso tu poema en pocas palabras das mucho a entender, abarcando plazas y parques.

un Beso desde Argentina

¡¡ Doris Dolly !! dijo...

Andrès...Pasè mis vacaciones a orillas del mar " Miramar " visitè una hermosa plaza con grandes àrboles tallados ( centenarios) Se lucen como estatuas barnizadas. Un lugar màs para recorrer los turistas...una belleza.
Interesante tu poema en pocas palabras abarcas muchos entre plazas y parques que nos haces recordar.
un Beso desde Argentina

Abel German dijo...

Un poema verdadero, Andrés. Un poema que mira al futuro (¿el progreso?) desde la soledad, y donde los parques actúan como cómplices del desgaste inevitable. Como siempre un texto para reflexionar.

Alba dijo...

Ah, qué preciosidad de poema. Menos mal que todavía seguimos teniendo cómplices, de todas formas. Es una garantía. Un abrazo, me encanta como escribes.