miércoles, 21 de septiembre de 2011

Tengo que escucharles.

                                                                     Foto realizada por el autor del poema (Cámara digital)(Fuerteventura)

No me digas nada
estoy
las piedras hablan
y ese aire tibio que brota
de las gargantas

Siento la algarabía
el vómito
de orgías ancestrales
revoloteado por la ausencia de pájaros

No me digas nada
tengo que escucharles.

2 comentarios:

Abel German dijo...

Ese revoloteo de la ausencia de pájaros bastaría para salvar el poema. Es una bella y soprendente imagen. Pero el poema se salva en su integridad por su concisión, por su belleza y por el elevadísimo grado de sugerencia que imprimes a tus versos.

Begoña dijo...

Sugerente imagen.
Un placer la lectura de su blog.
Begoña.