miércoles, 25 de febrero de 2015

Domesticar las palabras.

Las palabras
huelen
suenan
perfuman o apestan
cantan o rugen
vivifican o matan
flores o dagas
las palabras
son siempre
algo más

Hay que saber
domesticarlas
o
callar.
 

1 comentario:

Abel German dijo...

Sí, Andrés, en eso consiste el arte poético. El texto mismo es un buen ejemplo.