sábado, 22 de agosto de 2015

Arde el vuelo.

Arde
el vuelo de tu nombre
y cae
como un desasosiego.
    

2 comentarios:

Abel German dijo...

Bello poema, Andrés. Un abrazo.

Pluma Roja dijo...

Leve y nostálgico.

Bello.

Saludos.