viernes, 28 de agosto de 2015

Mi poema cómplice.






    Hay un poema
    colgado de una pestaña
    del ojo
    con el que hago un guiño



    Colgado
    con el sentimiento de culpa
    que corresponde


    Es mi poema suicida
    mi poema cómplice
    escrito
    con las palabras tachadas
    en mis versos frustrados
              

2 comentarios:

mónica pía dijo...

"palabras tachadas en mis versos frustrados"... las más cómplices!

bellamente escrito, cariños,


Abel German dijo...

Gran poema, hermano. Gran poema. En las palabras tachadas (en los errores o en la simple elección) hay verdad y poesía. Una metáfora más de la vida.