domingo, 14 de junio de 2015

El muelle azul.

Me retiraré hasta un muelle azul
a contemplar los regresos de la transparencia
esa inversión de la niebla en los mediodías del poeta


Ver cómo asoma la luz rompiendo el hilo del horizonte 
y sobrevuela la costa con sus alas de albatros
para luego posarse en los contrastes del agua y la arena
oliendo a distancias sin memoria
como lejanos soles siniestrados



Me retiraré a jugar con las palabras
en esa dimensión lúdica del olvido y la memoria
donde la huella insinúa y el recuerdo estafa


Estaré allí
esperando que todo se apague.
              

2 comentarios:

Abel German dijo...

Un bello lugar para soñar y esperar: la Poesía. Ahí (en ese muelle azul) nos encontramos.
Un abrazo.

maria candel dijo...

Andrés, hermoso lugar has escogido para esperar y sentir el amanecer y el ocaso en el mar...

Un abrazo